Cosmos

Sagan, enseñándonos.

Sagan, enseñándonos.

¿Recuerdan Cosmos: A Personal Voyage?

Era una serie de divulgación científica, lanzada al aire en 1980 y que por alguna increíble razón nos llegó a México no mucho después.

Es una de las series más vistas en todo el mundo, y no es para menos ya que el narrador (y la idea original) es el gran Carl Sagan.

La serie nos llevaba desde lo más pequeño hasta lo más grande. Desde el inicio de los tiempos hasta el futuro lejano. Trataba de explicarnos el método científico y como, aplicándolo, hemos llegado hasta donde estamos hoy.

Bueno, se han dado a la tarea de lanzarla de nuevo, o más bien, una secuela con los últimos adelantos tecnológicos y descubrimientos científicos, así como los refinamientos en las muchas teorías. La han llamado Cosmos: A Spacetime Odyssey.

Ahora la narrará Neil deGrasse Tyson, un astrofísico fan de Sagan como el que más. Neil se ha dado a la tarea de hacer lo que Sagan hacía: divulgar ciencia. Llevarla a los más posibles.

Acabo de ver el primer episodio y ¡promete mucho!

Se extraña a Sagan, obvio, pero Neil hace un buen papel.

Muy recomendable.

La nueva Cosmos.

La nueva Cosmos.

Californication

Californication

A 4 capítulos de la segunda temporada de Californication, puedo decir que es absolutamente la mejor serie del planeta (excepto Supernatural, que es de terror y no cuenta en esta clasificación, y The Big Bang Theory, que es comedia y tampoco cuenta). Simple y llanamente es lo mejor que hay en la tele.

Nos narra la vida de Hank Moody, un escritor que vive en California, alcohólico, nihilista, drogadicto, desaliñado, rapaz, malasuertes, y demás calificativos similares, y su familia y amigos cercanos. California está repleta, parece, de todos los pecados capitales y poco más.

Hank, siempre se las ingenia para meterse en los peores problemas posibles; en una cena en su casa, recién reconciliado con su esposa (que casi se casa con otro), les es revelado que está a punto de ser padre… el hijo no es de su esposa. Y les es revelado eso por nada menos que la hija del tipo con el que su esposa casi se casa, que además le robó su última novela (la hija), y engañó a Hank para que tuvieran sexo, y es menor de edad. En otra ocasión el y su mejor amigo acaban teniendo sexo con una mujer… mientras su esposa subía las escaleras y estaba a punto de abrir la puerta.

Hank es golpeado, humillado, arrestado, robado (su Porsche nuevecito) con regularidad, pero lo que hace esto interesante es que las situaciones en verdad te dan coraje, te sientes mal por el pobre de Hank, que no hace nada por caer en esas situaciones. El tipo en verdad es inocente de toda culpa, las cosas malas simplemente parecen seguirlo a donde vaya.

Humor sardónico, ironías y sarcasmos es lo que podrán disfrutar capítulo a capítulo, sintiendo cada vez más simpatía por Hank y odio por los que le hacen tanto daño injustificado y uno solo puede asombrarse ante su estoicidad al aguantarlo todo y seguirse llevando con esas personas.

Además es el mejor papel de David Duchovny, yo no se que hizo tanto tiempo desperdiciándose en Los Expedientes Secretos X.

Hank Moody, el tipo que todos quisiéramos ser 😉

Merece por supuesto:

*****

Californication
Si, Grace Sheffield, de La Niñera.

Firefly

Firefly
Jayne, Kaylee, Book, Simon, Inara, Mal, Zoe, Wash y River.

Audio clip: Adobe Flash Player (version 9 or above) is required to play this audio clip. Download the latest version here. You also need to have JavaScript enabled in your browser.

Take my love, take my land
Take me where I cannot stand
I don’t care, I’m still free
You can’t take the sky from me
Take me out to the black
Tell them I ain’t comin’ back
Burn the land and boil the sea
You can’t take the sky from me
There’s no place I can be
Since I found Serenity
But you can’t take the sky from me…

Ya he dicho en otras ocasiones que Serenity es de los mejores filmes de Ciencia Ficción que he visto. Pues recién termino de ver Firefly, la serie de TV (cancelada por los de FOX) que precede a la película, y lo único que puedo decir es: es lo mejor que he visto de Ciencia Ficción. Punto. Nada se le acerca.

Sin los grandes efectos especiales y 450,000 naves orbitando un planeta, ni viajes hiperespaciales, ni tampoco aliens, se las ingenia para ser ingeniosa. Te enamoras de los personajes, te sientes “en casa” en Serenity (la nave).

La serie se sitúa en el 2517, la humanidad no vive ya en la Tierra y existe un conglomerado de mundos centrales (en el nuevo sistema) llamado La Alianza. Nuestros queridos personajes viven en el limbo de la legalidad, en los planetas exteriores.

Y nos narra las aventuras del Capitán Malcom “Mal” Reynolds, pirata espacial en toda forma, como no podía ser de otra manera, y su tripulación. Mal, obviamente, es el clásico pirata que cree que todo le sale bien, a la primera, y justo como el lo planeo, pero la realidad es muy distinta. Sus comentarios irónicos, su flema cuando después de aniquilar a los compinches de su enemigo le pregunta “¿en qué estábamos?” y su justicia y amor por su tripulación, hacen que te caiga bien en 30 segundos.
Por supuesto que son contrabandistas, y hacen uso de su nave/hogar, la Serenity.

Zoe Alleyne Washburne es la mano derecha de Mal, compañera de la guerra, sobrevivió con este las penurias y sufrimientos de la Alianza contra los Browncoats (independientes). Se puede confiar en ella, daría su vida por Mal y es básicamente la única que hace las cosas como dios manda, esto es, todo le sale bien.

Hoban “Wash” Washburne es un excelente piloto que puede mantener a la Serenity encima de un tren en movimiento, con personas caminando en su casco, sin sufrir demasiado. Esposo de Zoe, es un personaje hilarante, un tanto cobardón pero muy simpático. Tiene ciertos celos de la afinidad de Zoe con Mal, pero se le quitan un poco en un capítulo que acaba torturado junto con Mal, por haber tomado el lugar de Zoe.

Inara Serra, es una “acompañante” o geisha del futuro. Mal se refiere a ella siempre como zorra (por decir menos) muy a su pesar, por que esta perdidamente enamorado de ella. Inara también adora a Mal, pero ninguno dará el primer paso. Es una mujer hermosa y muy inteligente, y como las acompañantes en esta serie son de muy alta sociedad, le da un poco de legitimidad a Mal, su tripulación y sus empresas peligrosas.

Jayne Cobb. Jayne navega con bandera de tonto. Es el músculo de la serie, el que siempre esta listo para una buena pelea, jamás yerra el blanco con su multitud de armas y en una o dos ocasiones traiciona a todos. Hay que recordar que es el único verdadero mercenario y que le disparó a sus compinches anteriores, cuando Mal le ofreció más de lo que ellos le pagaban, al verse amenazado por ellos. Jayne dice lo que nadie se atreve a decir.

Kaywinnit Lee “Kaylee” Frye. Creo que ella es el corazón de la serie, una chica risueña y amigable, adorable y que encima es la mecánica de la Serenity, tiene un don natural para eso. Mal la ve como a su hermana menor, y ella se deja querer por todos. Sus intentos de seducir a Simon siempre acaban de la manera mas risible y ridícula posible.

Dr. Simon Tam es un cirujano en toda forma, de los mas listos de su clase, y trabajaba en un hospital en los mundos centrales, lo cual le daba fama impresionante y dinero aún mayor. Después de rescatar a su hermana River de los agentes de la Alianza (jamás queda muy claro por que), se dedica a huir con ella y así acaban siendo miembros de la tripulación de Mal. Como buen cirujano los cura en mas de una ocasión y procura mantenerse alejado de problemas. Demuestra una ineptitud monumental al coquetear con Kaylee, pero su devoción total hacia su hermanita lo hace ser un tipo muy noble.

River Tam es la dichosa hermana de Simon. Un enigma. La agencia la raptó y jugó con su mente hasta que se cansaron, y Simon aún no puede encontrar exactamente cual es el problema, pero ella ve y escucha cosas que nadie más. Tiene una habilidad con las armas increíble, y desde el principio te dejan claro que es inteligentísima. Mal opina que es una “Reader”, una psíquica, y eso solo queda claro en Serenity, la película.

Shepherd Derrial Book tiene poco de pastor. Su conocimiento de armas, tácticas, contrabando y prioridad en la Alianza lo delatan en más de una ocasión. Desafortunadamente jamás nos enteramos de su pasado, ni siquiera en la película. Es el gran mediador entre todos los demás.

Serenity. Más que una nave, es un hogar. Y esta planeado y filmado de manera que uno desearía estar en ese comedor, en esos dormitorios… en esa bahía de cargamento.

Toda la serie es un gran western espacial (y yo odio los westerns), sin efectos especiales, sin espadas láser, sin phasers ni holodecks. No va a donde ningún hombre ha ido jamás y no depende de la fuerza. Sin embargo transmite una calidez sin par, una nostalgia terrible, un sentimiento de soledad y a la vez de pertenencia que jamás me había encontrado en ninguna serie o película. Algo que solo los libros te pueden transmitir. La tripulación es una familia, uno prácticamente vive sus aventuras capítulo a capítulo, y se lamenta infinitamente de no vivir en ese futuro. Cuando hay escenas en el comedor, y están riéndose, contándose aventuras anteriores, la actuación es tan natural que de verdad uno se lo cree, y añora…

🙁

Los personajes hablan inglés, chino mandarín y algo de japonés, en una mezcla Blade Runeresca, resultado de la mezcolanza cultural de las dos superpotencias China y USA, bueno básicamente hablan en inglés y blasfeman en lo demás. Sus chistes son muy ingeniosos. Los mundos son desolados. Excepto en el centro, ahí prevalece la tecnología, la limpieza, el orden. Incluso tienen un argot propio; “shiny” en vez de “cool”, “coin” en vez de “money”.
Los grandes enemigos son la Alianza y sus agentes, los Manos Azules. Y los Reavers (en la película se entera uno de quienes son ellos).

No puedo exhortarlos a que la consigan, son solo 14 capítulos (1 de 2 horas y 13 de 1 hora), después de estos siguen 3 comics y luego la película Serenity. De verdad, gasten un poco su ancho de banda y bájenla, y véanla en el orden que fue intentada. En Wikipedia pueden encontrar los nombres y orden de los capítulos.

Definitivamente: la mejor serie de ciencia ficción que yo haya visto en la vida.

*****