Arrival (2016)

Arrival es una GRAN película de ciencia ficción, y ya teníamos rato de no ver una así… bueno, ni tanto, desde Insterstellar.

La trama es la clásica aparición en nuestro planeta de los anhelados aliens en sus naves y la imposibilidad de comunicarse con ellos. Se resuelve de una manera nueva (en cine, al menos), al directamente descifrar su lenguaje incomprensible, lo cual es absurdo y cualquier lingüista que se precie se los confirmará… pero bueno.

También es una historia de amor entre los protagonistas, pero es pasable pues la cinta es lenta, pausada, con gran música y excelente fotografía.

Lo más interesante de la película [SPOILERS] es que al descifrar el lenguaje de los heptápodos, uno adquiere la capacidad de percibir el tiempo como una dimensión física, no lineal, y se puede recordar el futuro, con lo cual se logran resolver los problemas actuales evitando hasta cierto punto los dei ex machina, y dejándonos a la imaginación una secuela en 3000 años.
Por supuesto, el hecho de que aprender un lenguaje alienígena cambie de alguna manera nuestros circuitos neurales y nos deje percibir el tiempo de otra manera, es una casualidad aún menos probable que los aliens nos vengan a visitar… plot! A lo mucho pudiera ser algo como con drogas que alteren nuestra percepción del tiempo, pero parece que no es posible alterar más que eso (o sea, no podemos recordar el futuro) por las flechas temporales y conceptos termodinámicos que son base para como funciona el universo y como se desarrolla la vida inteligente.

Como puntos negativos, los personajes son de cartón y usados ad infinitum en todas las demás películas del tipo, y mal-utilizaron (¡de nuevo!) On The Nature of Daylight. Además es (por lo mismo de los personajes mal escritos) sumamente predecible. Pero creo lo peor fue que los aliens a final de cuentas son antropomorfos, estaban muy bien como manos-troncos con 7 patas, pero nooo, ¡siempre tienen que tener forma humana al final!

¡En general bien, disfrutable!

***

Ah, la historia apócrifa de “kanguro” es simple falta de ganas del guionista, especialmente viniendo de una Lingüista Profesional, y peor cuando en el mundo real si hay palabras que significaban “no entiendo” y usamos para otra cosa, como Yucatán.

¿Qué opinas?