Strangest of All: War, Ice, Egg, Universe

[Tiempo de lectura 3 m]

Empecé a leer una nueva antología de ciencia ficción, Strangest of All: Anthology of Astrobiological Science Fiction, editada por Julie Nováková, que iba a presentarse en la conferencia BEACON del Instituto Europeo de Astrobiología este año, pero por el COVID no se pudo, y decidieron sacarla de todos modos (descargable gratuitamente en el sitio).

Strangest of All: Anthology of Astrobiological Science Fiction

La primera historia, War, Ice, Egg, Universe, por G. David Nordley, author and consulting astronautical engineer, Hugo and Nebula nominee, terriblemente infantil, como si fuera de la época de oro de la CiFi (¡pero fue publicada en 2002!): aliens con comportamientos humanos, nombres de objetos y conceptos que hacen alusión a las diferencias morfológicas entre ellos y nosotros (thorax pouch, abdomen belt, sistema numérico base 8), en vez de diferencias un poquito más pensadas. O sea, ¿de qué sirve tener una especie alienígena en otro mundo, si va a reaccionar y pensar idéntico a nosotros? Sloppy writing.

La historia narra una guerra entre dos bandos (aparentemente de la misma especie) de “arañas” Europanas (de Europa, la luna de Júpiter), y el contacto con nosotros.

All these worlds are yours except Europa

Siempre ignorando al Monolito en Júpiter.

El caso es que pudo haber sido la historia de una guerra entre dos bandos humanos cualesquiera, en cualquier momento de nuestra historia, y hubiera sido lo mismo. No aporta nada a la ciencia ficción que incontables autores no hayan escrito ya.

Al final, ponen las notas del autor:

«Are these aliens “too human” in character of not in form? At some point, one has to admit that one is writing a story for human beings to read and about beings to whom they will be able to relate. But I think there is an argument for a certain universality in the underlying motivational programming of intelligent beings; we see much of ourselves in the behavior if life around us, even that white last common ancestor lived hundred of millions of years ago. One might expect to see reciprocity, hierarchies, collective agression, and even sacrifice for the sake of the greater gene pool. Such trails have survival value here and may have survival value elsewhere as well.»

Que demuestran lo que digo, que es una común y corriente historia humana sin más, que el autor fue incapaz de imaginar inteligencias realmente diferentes a las terrestres… Y es esto justamente lo que hizo a Stanislaw Lem el más grande escritor de ciencia ficción alienígena que haya existido; él sí que podía salirse de nuestras limitantes antropocéntricas y escribir historias sobre aliens incomprensibles (los aliens, no las historias). Sus extraterrestres son realmente de ramas de la vida distintas a la nuestra (y por nuestra me refiero a toda la de la Tierra), sus motivaciones ilegibles, la comunicación con ellos imposible e inalcanzable, inútil.

Me sacó una sonrisa adolescente por su inocencia y transparencia, me recordó a tantas novelas y cuentos cortos que leía de niño. Pero no pasa de ahí, simple e inocente, para niños. Mala ciencia ficción.

Una estrellita (a esta historia solamente, no a la antología completa) y eso nomás por la nostalgia.

*

La destrucción de las playas mexicanas: Chemuyil y Xcacel

[Tiempo de lectura 2 m]

¿Qué pasa cuando tenemos un gobierno de ignorantes corruptos que no creen en la Crisis Climática? ¿Cuando, otra pinche vez, los intereses del capitalismo se imponen sobre todo?

¿Qué no nos ha quedado claro que justo eso, la ignorancia, la corrupción, y el capitalismo, han arruinado al mundo?

¿Es posible que a estas alturas sigamos sufriendo como unos cuantos destruyen, irremediablemente y para siempre, todo el mundo, por simple dinero, y con el permiso del gobierno?

Dicen los imbéciles de las secretarías involucradas que en la Manifestación de Impacto Ambiental se «cumple con la normatividad vigente y la preservación del entorno natural».

¿Qué cómo? ¡Sus putas normas no sirven ni para limpiarse el trasero! ¡Corruptos e ineptos de mierda!

¿Qué no ya nos había quedado claro que YA NO HAY PLAYAS ASÍ? ¡YA NO HAY, PUTA MADRE! ¿Otra vez a poner otro gigantesco y asqueroso hotel de mierda?

¿Es neta, gobierno de payasos corruptos y analfabetas?

La destrucción de todo por la ganancia monetaria. Venderlo todo por venderlo. Quemarlo todo por quemarlo. Consumirlo hasta que solo quede basura, plástico, mierda.

Xcacel estaba calificada como ¡la mejor playa del mundo!
La ignorancia y avaricia del gobierno y empresarios, el afán de poner ese monstruo de hotel (¡ocupa TODA la playa!), a arruinarlo todo una vez más.

Se habían negado estos permisos ante presión de grupos ambientalistas: ahora López Obrador y Víctor Toledo Manzur al mando de la SEMARNAT los otorgaron al consorcio hotelero Grupo Posadas, permitiendo la destrucción absoluta de Chemuyil y Xcacel.

O sea, ¡el nivel de la #4T es PEOR que el de Peña Nieto!

Estoy que lloro de rabia, impotencia. Deseo la muerte más larga y dolorosa por cáncer de COVID-19 en el ano a los involucrados.

No puedo ni imaginar que sienten los ambientalistas verdaderos, esos que empresarios y gobiernos mandan matar uno por semana.

Merecemos la extinción.

Los reportajes por Noticaribe y Aristegui Noticias.
Aquí una petición en Change.org (aunque dirigida a una que ya no es secretaria), y aquí otra.

Casio Duro MDV-106 review and ideas

[Tiempo de lectura 9 m]

Casio Duro MDV-106 review and ideas.

With the Duro (meaning hard in Italian and Spanish), Casio has the opportunity of achieving something truly special, and they’re so very close it’s baffling they failed the goal—which of course we don’t know what it really was, aside from selling units.

So, listen up, Casio, I’m going to tell you my opinion on this great wristwatch and how could you achieve immortal greatness and eternal glory with your next iteration.

Some previous Marlin (the Duro’s fan mascot name: every legendary diver has a fan given mascot name, this one cheats somewhat, because there’s the marlin up front) was this monstrosity:

Casio MDV102, one of many Marlins.

Which is, let’s face it, quite cheesy, with its huge illuminator button—even worse than the Seamaster manual He valve—the knobby-like-a-tractor bezel edge, and 4 lines of text. It’s very clearly a Casio, and that’s not bad per se, but if you’re making a diver to compete with all the divers out there (and I’m not talking ISO 6425: the Marlin is not a proper diver, it’s a desktop diver, a fashion diver… Type Diver as in the great Japanese tradition of naming things), you need to ditch a bit the funny funky childish look.

Then, Casio has a whole lineup of Duros with chronographs and whatnot in their MDV3xx:

Which is also what you’d expect from Casio, endless iterations on the same subject with the goal of appealing to everyone and land a sell. But somewhere along their road I asume they had a designer, who must be elevated in range and position—he should be given rum and treasure—for he had a vision and they managed this watch:

Casio MDV106. The only proper Marlin.

If you know anything about diver watches, you’ll immediately notice this is no mere Casio Cheap Diver, you’ll notice this is a Submariner homage, which in turn is a Fifty Fathoms—as worn by Jacques Cousteau—copy!

The Blancpain Fifty Fathoms is the archetypal Diver’s watch, the very first one, but the look was popularized by Tudor and Rolex (in the 1950s!!!) and it has been so successful people relate it with “diver watch” with just a side glance, every brand out there has their interpretation on the Submariner (even Ferragamo ffs! /facepalm), and cemented Divers as a pillar of horology (Divers, Chronographs, Field, Dress and Fashion being the main branches into which watches divide).

You’ll notice the rotating bezel, hashed to 15 and every 10, the 12 o’clock lume pip, the big legible hands and function check (lume pip to know your watch is still ticking in the dark) in the seconds hand.

Casio’s version is incredibly well done for less than 40USD and this is why we have to forgive them everything wrong with the Duro, but them being who they are, I’m sure they will do better, so here are the things I’ll improve if I were Casio:

Things to improve for the Duro to become a Japanese legend:

Improve finishing, just a bit.

Is a bit hard to capture it but this is enough for you to get the idea: the lugs have 3 visible faces, a polished side one, a polished inclined small one (between red arrows) and a brushed horizontal one. The small polished ones are different in width, left one being wider. And this is not a small mistake, I’m amazed no one has mentioned in their reviews: this is very noticeable once you know. It’s a result for the need to accommodate the crown guards, and I think this is a very easy mistake to fix, Casio needs just adjust and improve the CNC or whatever method they use and make them more symmetrical. Of course you can let it go because the watch costs less than 40USD. But there’s an important improving opportunity.

I’m going to obviate the price thing for the remainder. It’s clear if they improved all the points I’m making, then it would cost 5 times more… but one can dream.

Cheap movement.

Apparently (I haven’t opened mine), Casio uses a cheap Miyota for this, and it shows: hour hand is almost always off: when the minute hand reaches 12, the hour hand is either a few minutes behind or a few minutes ahead, it’s seldom spot on. The second hand also doesn’t hit all the marks all the time: on my 12 marker it lands perfectly half the time, and almost perfectly half the time—it’s a thing to live with with most quartz movements in whichever price range. When I bought mine, this problem was so blatant—even considering the price!—I had to return it and ask for another one, which came better, but still imperfect. Even when setting the time you can tell this is a very cheap movement, the crown stem feels wobbly, the hands jump all around the dial. This is expected but to Casio I say this:

You have one of the greatest traditions as far as modern watch brands go, you continuously produce high tech, top of the line movements, digital and analogs (your G-Shocks and ProTreks are unmatched by whatever Swiss brand you care to name). Your innovation, research and development, and technology creation are the best in the field—and other fields!
By now you must understand your legions of loyal fans expect you to make an accurate (as in the hands hit the marks), tough, reliable, and inexpensive quartz movement yourselves, and not to rely on cheap Miyotas.

 

I’m not asking for a mechanical movement—you’re Casio, not Seiko—just a decent, accurate quartz. This is expected of you.

Several design issues.

  • The watch is a monster. It’s huge, it needs to be around 40mm bezel outter diameter, 45mm lug to lug to be perfect. Wearability is an issue, you’re always taking care of not hitting it against everything, a zulu strap is unusable because the watch ends up skyscrapper-high. It took me about three weeks to get somewhat accustomed to it, which is ridiculous.
  • Date is very hard to read because its minuscule size, so much it’s almost unusable.
  • The crown is very small, this is a tool watch, it needs a bigger crown. Also, it looks silly.
  • Underside of lugs is not evenly finished: on mine one of the lug edges is almost razor sharp; another one I use to fillet my steaks. A better sanding-finishing work needs to be done.
  • Lume is definitely a sad laugh. Pictures may show otherwise (because cameras are much more sensitive than your eyes), but the lume is practically non-existant. Yes it flares right after the sun hits it and looks quite bright, yes it lasts the whole night, but unusable: you need complete darkness.
  • The coin edge could be better, just take a look at the beautiful edge on the Seiko Submariner (SKX031) pictured below to get an idea of how to do a proper and beautiful coin edge. While you’re at it, look how well balanced that Seiko looks: that’s because it’s smaller and the crown is bigger. It would be the perfect diver but for a missing 12 o’clock lume pip and the usual Seiko issue: missaligned chapter ring / bezel.
  • Change the name! With Seiko, fans name the watches because the official way is preposterous, and with this one the obvious naming is the Casio Marlin, because you know, it has a marlin printed on the dial and engraved on the back. So ditch the Duro moniker which is hideous.
  • Remove all the text. Ditch the “WR 200M” legend below the marlin. Be classy, not like Rolex and its dial text-walls. We know you Casio also love printing everything the watch can do on the dial, but this is pretending to pass as a classy diver.
  • Of course, the movement. Why we have to put up with a cheap Miyota instead of a proper Casio Tough Solar is beyond me.

Design issues that are OK.

The previous are the issues that need to get fixed in order for the Duro to become a legend on it’s own, Casio can start something as special as the SKX007s. There are other issues that their fixing would increase the price several times, so they can stay as they are and I’m just going to mention them for the sake of it.

  • Alu bezel insert. Well, duh! A ceramic one is out of the question—also, to me a ceramic bezel doesn’t look good on a tool watch, too flashy, too girly. The lume at 12 obviously needs to be upgraded as mentioned.
  • Mineral glass crystal. Casio’s mineral glass is particularly soft and you can be sure it will get a scracth or two in the first minutes of use, but a sapphire one would increase the price too much. Not even Seiko uses sapphire in their entry level diver’s.
  • Clickety-clackety could be better, it feels spongy and has a lot of play when rotating (but stays firmly in place when left alone). Grip is poor because the edge is too soft and the notches are too close to one another, this is an issue that’s solved with a better coin edge as mentioned.
  • 120 clicks are perfect, don’t listen to the absurd Citizen 60 clicks crowd. After getting a Citizen with 60 clicks (and after using 120 on the Casio’s and a top notch TAG for years), I now think otherwise; 60 clicks is much better because you can get to the desired point quicker, most times with just one swipe (it also helps the Citizen I got has a grippier bezel).
  • Buckle says “stainless steel China” which is annoying, I have a couple of replacement bracelets for G-Shock that read “Casio Japan”.
  • Dial is warped? On the applied indices and under hard light, you can see the dial is not perfectly finished, it appears warped around the indices, but it’s really not a big deal and improving it would increase pricing too much. At least the warping doesn’t look like a mistake and it’s evenly distributed across the indices. The sunburst is passable—if barely visible.
Casio Duro MDV106.

Too bad the height increases to unacceptable levels with a ZULU and twice as much with a NATO.

So, there you have it Casio. You could end up with a legend of a watch with the next Casio Marlin! Oh, and here’s a couple extra ideas to finish convincing you, like improving the line-up:

  • Casio Duro Marlin – This one, a three-hander 41-42mm improved beauty. As is in blackish sunburst; add pearl sunburst and Caribbean blue sunburst.
  • Casio Duro Sailfish – Four-hander GMT. Dark ocean blue dial with red GMT hand. Keep diver’s bezel.
  • Casio Duro Swordfish – Six-hander chronograph. Inverted panda (black dial with white chrono sub-dials), red chrono hands. Keep diver’s bezel, add tachy scale in minute ring / rehaut—although you could do away with the tachy scale, the most useless and unused complication ever.

How about it, eh, Casio? I’m I a genius or what?

My personal opinion.

I’m quite happy with the watch, I’ve been in the hunt for a proper diver since after I got my TAG Heuer Formula 1 more than 10 years ago (which is not a diver), and found the Marlin (we fans are not calling it Duro anymore, just so you know) by mere chance on a YouTube review; previously I was considering a Seiko SKX or Sea Monster, or a new micro brand like a Zelos / Axios or a resuscitated brand like a Zodiac or even an Oris 65, but this Casio does it. You really can’t believe they managed to produce such a watch at such a price.

It checks all:

  • Lume pip at 12 and almost decentish lume.
  • Unidirectional rotating diver’s bezel.
  • 3mm width crystal.
  • Screw-lock caseback.
  • Screw-down crown.
  • 200 bar WR.
  • Date window.

And then some:

  • Faceted hands.
  • Applied indices! And they are gorgeous!
  • Polished / brushed surfaces.
  • Engraved caseback with logo.
  • Ultra cool logo! (But not the original marlin, which wasn’t turning but straight, and the watches were ugly digital cheap FW-91 copies.)

Also, of course, I’ve always loved Casio. They’ve been part of my life since I was a little kid and received my first Casio Calculator; my Riseman Dragon is always with me while exercising and on vacation and it has survived huge waves, bicycle crashes on the mountain and pavement, and all sorts of abuse.

I read I’m late, I even tried to send this by all Casio contact forms I found, but the second next iteration of this watch could be something truly special.

I realize this won’t happen. Casio aimed to a market zone that really haven’t got a diver watch, if you wanted one you had to put up with a more expensive entry-level price, so why would they lose that market when they have no competition there?

And it’s significant: if they fixed all the things I listed, the Marlin would suddenly cost 5 times more. I’m sure most won’t look any further…
But some’ll do. I just ordered a Citizen Excalibur to replace my Marlin because precisely it’s good, but not good enough. It offers way more than any other diver for the price, yes, but it’s still not what’s expected of a diver (yes yes, ISO certification costs money on top of what they’ll spend making the watch, and perhaps it’s not fair to compare it with an ISO diver, but if you look like a diver and act like a diver…)

So, all in all, unbeatable for the price, if you like divers, you’ll ve very happy with the Marlin.

***½

It’s the lume (and the bloated size), I can live with everything else, but not with the terrible lume, you just know you wont be able to tell the time an hour after dark—lume pip much earlier. That’s the raison d’être of a diver, that’s why I’m changing it for the Excalibur (which is damn amazing; you can tell the time in the dark two days after it got charged. It’s insane—and it’s no Seiko!)

La Apatía al Pensamiento

[Tiempo de lectura 4 m]Cameron Diaz on scienceEl otro día alguien que aprecio me dijo que su superación personal no dependía de mi ni de lo que yo le pudiera decir (en menos y más básico lenguaje) después de corregirle algo.

Sí. Sí depende. De mí y todos los adultos. Tenemos que cambiar a una actitud de infalibilidad ante la ola de ignorancia apoderándose del mundo.

No se puede simplemente dejar pasar tanta falsedad y estupidez —justo por eso estamos jodidos. Hay que señalarla y desmentirla.

Sí depende de mí y de mis comentarios.
Y de ustedes, milcentennials, depende cambiar su destructiva apatía, su “no sé y no me importa saber” que parece regir sus vidas.

Tenemos que enseñar. Enseñar y enseñar siempre, siempre explicar. Para esto hay que prepararse, leer, informarse, seguir a los que saben en cualquier tema. ¿Cómo vamos a enseñarles nada si no sabemos nada?

¿Cómo vamos a pelear contra ya no solo contra el pensamiento mágico, sino ahora encima el… llamémosle la ‘apatía al pensamiento’ si nosotros mismos no podemos investigar lo más simple, a cuatro viles clicks de distancia?

Tienen que saber mínimo preguntar a Google y discernir entre fuentes. Más bien tienen que entender que deben hacerlo, el “no importa que sea falso, es algo pequeño” pues sí importa.

Si lo pequeño los sobrepasa, imagínense: todo su sistema de creencias y valores está corrupto.

¿Cómo van a saber si su opinión sobre los temas relevantes vale la pena (ni decir si es correcta), si jamás se han tomado la molestia de verificar lo mundano siquiera? ¿Es correcta nomás porque ustedes así lo creen? Lo de ustedes no son opiniones, son creencias (inserte aquí popotes de aguacate, autos eléctricos, celdas solares y turbinas eólicas).

Las redes sociales generaron un efecto separatista y aislante sobre nuestras opiniones: al eliminar a los que opinan distinto de nosotros —en especial los que tienen opiniones válidas (y cómo vamos a saber eso si ni siquiera sabemos cómo poner a prueba las nuestras), la razón— hacemos oídos sordos, nos cegamos, nos encerramos en nuestra pobre y pequeña realidad, limitada por las series y películas pop, mediocres todas, y el incesante refresh del feed, nos encerramos en nuestra cámara de eco, donde sólo nos interesan la voz y el reconocimiento de los que opinan igual.

Qué pobres nos han vuelto.

Por supuesto, no es la primera ni será la última persona que me borra por corregirles. A veces solo por cuestionarles.
Pues ni modo. Sí es mi trabajo señalarles sus errores y corregirlos.

Sí es mi responsabilidad tratar de curar la ignorancia y la apatía con Pensamiento Crítico.

¿Por qué los milcentennials tienen esa actitud tan destructiva contra el conocimiento?

“No sé, y no me importa saber”, digo, parece ser su máxima de vida, especialmente cuando se les trata de enseñar y corregir. Pareciera que solo consideran digno de interés lo que les apasiona, y perdonan sin chistar errores y lagunas garrafales en cualquier otra área del saber humano —la perdonan por ignorarlo todo, porque no saben nada de cualquier tema, y al no saber nada, pues ni les importa ni cuenta se dan que lo que comparten está mal, y para más inri piensan que no hace daño.

Es tal su aversión al saber, que está de moda bloquear usuarios con opiniones contrarias a las expresadas en donde sea que escriban —redes sociales, páginas y foros normales, las formales y serias aún se salvan. ¿Corregiste a alguien en redes sociales? Unfriended. ¿Opinaste que el autor está mal y se lo demuestras? Cuenta deshabilitada.

El ejemplo extremo son gente como los postmodernos productores y directores de cine y series pop, que no se conforman con ocultar las opiniones opuestas, sino que las etiquetan de tóxicas, misóginas, machistas, y anti-diversas.

Personalmente creo una razón muy importante es que no leen nada, ni les interesa ni lo harán. Si no lees, no aprendes, no encuentras que hay más cosas que lo poquito que tu sabes. Si te cierras en tu circulito, en tu cámara de eco, rodeado solo de opiniones iguales a las tuyas, curadas por ti mismo, poco podrás hacer para darte cuenta cuando estés equivocado: ser influencer vale más que saber.

Pocas cosas evidencian tanto la ignorancia del pueblo como compartir una frase apócrifa.
En estos días no hay nada más fácil que copiar texto y pegarlo en Google, y ni eso, seleccionar, click derecho y buscar en G; ¡No hay pretexto!

El pretexto es nuestra aplastante apatía, siquiera por gastar 3 minutos verificando si Einstein —un físico teórico que revolucionó nuestra concepción del universo— en verdad dijo esa ridícula frase motivacional.

Si ni pueden algo tan simple, ¡por eso se tragan todas las fake news!

Como dice Alfredo Jalife, “La gente no sabe nada”.

Qué triste, carajo.

fake Albert Einstein quote

Le rompí la madre a mi ladrón

[Tiempo de lectura 7 m]Me intentaron robar la bicicleta, le rompí la madre al ladrón.

thou shalt not steal

Estaba dejando un paquete en la paquetería, siempre o la meto o la amarro, dependiendo cuánta gente dentro. Hoy la cola se salía del local, así que solo la apoyé en la puerta de vidrio.

Un rato después que entré, vi (el vidrio tiene estampas y no se ve todo) dos manos tomar mi manubrio y empezar a cargar mi bici para darle la vuelta. Salí, moderadamente rápido, tampoco con demasiada prisa —se perfecta e inconscientemente cuánto tiempo toma darle la vuelta a mi bici y empezar a rodar, y a cualquiera le tomará más que a mí— di la vuelta dejándolos con la pared atrás, y…

Francamente no recuerdo que dije, el efecto adrenal ya estaba funcionando, pero sí le dije algo, un “¿qué carajos estás haciendo?” probablemente, y en lo que me veía, dejaba la bici y decidía si huir o no, mi paquete —una caja grande que traía en una de esas bolsas verdes que salvan al planeta /rollseyes— se impactaba con fuerza en su cara y cabeza desde arriba.

El golpe le resultó completamente inesperado, y mientras trataba de subir su guardia —subir las manos, nomás, para quienes no sabemos pelear formalmente— ya le estaban lloviendo derechazos de mi parte en los hombros y espalda media y baja, mucho más pues se agachó para protegerse la cara.

Desde acá lo interesante, pensándolo a posteriori, obvio:

Mis dos, tres primeros golpes fueron con el hombro a medias, y los sentí muy faltos de potencia para lo que la situación requería, “le tienes que pegar con todo para que no se levante”, cambié desde el siguiente golpe a darlos con la espalda, muchísimo más potentes. El neocórtex solo entró para recordarme que no debía intentar pegarle en la cara, pues el riesgo de lastimarme la mano y potencialmente arruinarme la pelea es muy alto, que preferentemente debía buscar los puntos blandos que no están cubiertos por hueso.

Por el rabillo del ojo veía según yo al de seguridad de la paquetería tomar mi bici.

El de seguridad y creo otros dos adultos —seguro al menos uno sí— me decían que ya le parara, que ya se había llamado a la policía, que ya venían, que ya déjelo joven, y más bien en tono de no vale la pena, realmente la madriza, que sí fue, no fue demasiado aparatosa. Eso y que ya no le estaba dando puñetazos, sino patadas.

¿Ya déjelo? ¡Pinche ratero de mierda! ¡Vuelves a agarrar otra bicicleta culero! ¿Cómo “ya déjelo”?

Le gritaba al tiempo que me volvía a poner a distancia de patín, y otro patín en la cara sin demasiado vuelo, apenas marcada, de rodilla para abajo en vez de cadera, pero con botas de casquillo.

Le atiné al pómulo, digo, y el chicotazo que dio su cabeza fue hermoso, el impacto causado con “tan poca” energía invertida muy aparatoso; recordar, soy ciclista, los ciclistas tenemos mucha fuerza en las patas, y el neocórtex también me recordaba no debía patearlo con demasiada fuerza, ni tampoco patearlo en zonas suaves —justo al revés que los golpes: muy sencillo le exploto un hígado o rinón con una bota así; una rodilla se la reviento. Por esto mismo insistían aún más en que ya lo dejara. Siempre tuve presente el que no debía dañar severamente.

Así, dos, tres, patadas al pobre cabrón en el piso. Tirado por mis golpes. El pock, spack de los impactos. “¡Ya joven, yo acá le cuido su bici!”.

Me quité, si lo mío no es la violencia, la violencia es el recurso del incompetente, dice Asimov, por algo así no vale dañar permanentemente a alguien, ¿o sí?
Pero regresé a darle una última patada, en la pantorrilla y con más fuerza. Todos nos hemos pegado en la pantorrilla. Imaginaos.

Y me volteó a ver en lo que los demás se le acercaban a decirle lo clásico, ya ves por ladrón, pinche ratero, bla bla bla, y de nuevo el puto coraje se me salía por los ojos y ¡qué me ves, hijo de tu puta madre! ¡vas a volver a agarrar otra bicicleta cabrón! [retórica intencional]. y me acerqué de nuevo y se encogió lo más que pudo, el miedo cerval evolutivo en sus ojos que bajó y volteó su cara de inmediato. La respuesta mamífera inevitable.

No recuerdo tampoco si las personas, o alguna al menos, lo urgían a irse, ya vete cabrón antes que te vengan a chingar los policías, me inclino más a según yo sí. Y es comprensible.

Metí mi bici, agarré mi paquete y me regresé a la fila a entregarlo —respirando intensa y sonoramente, la gente viéndome todos, viéndose entre ellos, murmurando las chicas “ya viste, ¡además está guapísimo!” y los hombres “ojalá mi esposa tuviera la mitad de hombre que él, ¡por Crom!”, ignorando que a Crom no se le reza, no se le pide— y lo entregué.
Salí y platiqué un rato con el de seguridad, en lo que esperábamos a la poli, y dos moto-polis-robocops (ya saben cuales) pasaban por ahí. Según se había ido a la vuelta el ladrón, les dije que iba a ver, fui en la bici y le pregunté al del hotel de junto y que estaba a la vuelta, y sí, ahí estaba tirado recargado en la pared. Intentó huir y hasta ahí llegó de la chinga que se buscó.

Regresé a decirles desde lejos, llegaron todos, qué pasó joven, su nombre, la bici, muy bien desea proceder… Encontramos una especie de inhalador junto a el, ya se había drogado, y la policía lo confiscó al tiempo que tomaban fotos de todo.

Una oficial me dijo que el problema son los de la fiscalía (es de las tres peores del país, la poblana), que como aparentemente está bajo la influencia, a los que están bajo la influencia los están dejando salir bien rápido, ni entran es más, y pues por ejemplo yo el otro día hice 14 horas para denunciar 6 atunes, me dijo… Le pregunté cuántos incidentes así atendía al día: hoy llevo 15, joven. No eran ni las 7pm. Solo en esa zona de la ciudad.

El número real de crímenes es muchísimo mayor que los reportados.

Eso y que según las nuevas leyes (leí por ahí creo, y me lo recuerdan en tuiter apenas), si tu bici no vale más de cierta cantidad entonces no es delito grave y, ¿no amerita cárcel?

Se habla con acciones, y yo siempre he dicho que la pinche fiscalía es una basura (yo mismo he ido a denunciar intentos de secuestro y suplantación de identidad y no hacen nada, literal nada), y que vale más romperle la madre a los ladrones que denunciar. Check y check.

Le dijeron que se fuera, quitándolo del lateral del hotel, lo pararon a la fuerza y empujaron para que anduviera, y con trabajos podía, el dolor ya le empezaba a llegar después de haberse quedado entre dormido e inconsciente. Y drogado.

Pues eso que digo, que está interesante como a pesar de estar siendo tomado por el límbico y el reptiliano, aún tenía presente que no debía dañar con severidad; matar, totalmente fuera de la cuestión. Eso, y el conocimiento de dónde sí y dónde no debía pegar para máximo impacto y eficacia —dentro de los límites que ya dije. ¿Dónde estará la frontera, esa que al cruzarla ya permite asesinar no solo a sangre fría, sino como hobby, de los videos de terroristas y narcos que plagan los foros?

Al verlo irse renqueando, pensé fugazmente en esperar a que se fueran las patrullas y round 2, pero solo fugazmente.

Me fui.

Se siente bien, muy bien, romperle su puta madre a tu ladrón. Se sabe mal, muy mal tener que golpear a alguien pues no somos más que simples mamíferos. Nuestra humanidad se ve mermada cada que hacemos algo así. Infortunadamente no tenemos el lujo del diálogo y la ley en un país tercermundista y en crisis, el nivel de impunidad en Puebla es mayor al 90%; el de resolución de casos menor al 5%.

Tiempo después, después de notar los tatuajes de presidiario que tiene, y ver que no está en nada mala forma, nomás verle los brazos, encima de tener como diez años menos que yo, me veo en el espejo y me siento poderoso. Yo lo tiré. A madrazos. Yo le partí su puta madre a mi ladrón. Sin ayuda de nadie y sin conocimiento práctico real de cómo pelear (por eso aquello de los primeros golpes faltos de energía, de técnica, de saber por práctica cómo se debe golpear).

Yo.

Viendo todos los comentarios en tuiter, si lo hubiera desnudado y quemádole sus ropas, sería un héroe influencer de primer nivel, más grande que los más grandes influencers desde probablemente 1870, me harían memes 6 semanas y todas las chicas me mandarían solicitud… en el Tinder, pero solo contesto en Instagram. A mí no me costarían trabajo las Yuyas. AMLO y la 4T (que debería ser mayor T, faltó la expropiación petrolera y la venta de los bancos) me pondrían una estatua en bronce en la cima de la pirámide más alta de Calakmul, para que todos los que lo lleguen a visitar en el maldito Tren Maya puedan admirarme, y la neta ¡qué mal que no lo hice, jaja! ¿Se imaginan los titulares? “Héroe Nacional, ciclista, madrea, desnuda, y quema la ropa de un ladrón”. Mi nombre sobrepasaría los Brayans y los Ikers, Santiagos y Mateos… Pero I pass the test! I will diminish, and go into the West.
A lo que iba, que para empezar ni se me ocurrió, y encima dudo haberlo hecho pues asco —razón más para no pegar en la cara y evitar la sangre que sepa si está contaminada de ébola o algo o no (y se van alv todas y todos las y los postmodernas y postmodernos que digan mi comentario es clasistx).

Otro tipo de comentarios que me sorprenden muchísimo —y ni tanto, la gente no sabe nada— son aquellos que argumentan que ni estaba armado, que se ve bien debilucho y más pequeño que yo, que es un niño, que se ve que estaba borracho, que por qué presumo mi gran hazaña, que falto de atención… Oigan, gente sin cerebros, o sea que solo si está más fuerte, grande, viejo, y armado que yo, y encima me acuchilla y mata, ¿vale la pena la defensa y de lo contrario está bien que nos asalte?
Neta, están imbéciles y solo opinan porque tienen internet.

Y cada vez van a estar peores nuestras ciudades.

Por supuesto sé la culpa en gran medida es de la crisis económica-geopolítica en la que está metido el mundo, y la corrupción y la desatención absoluta del pueblo de México, pero igual ustedes —pinches rateros— pueden escoger otra cosa, y ya están muy cabrones matando a todos por los $200 que les dan por nuestros relojes y celulares, para poder seguir comprando su maldita droga —conste que sabemos la drogadicción es una enfermedad y como epidemia deberíamos estarla tratando; son pacientes, somos humanos tanto e igual que yo y que cualquiera (en este universo nadie es especial).
El problema táctico de siempre es de dos partes, una que la gente rehuye a la agresión por naturaleza, es nuestro instinto y punto —somos descendientes de los cobardes, de los que huyeron, puesto que era mejor huir aunque fuera el viento, que quedarse y encontrarse al tigre, esos fueron los más exitosos evolutivamente hablando— nadie se metía, dos se acercaban con las palmas extendidas, el gesto pre-homo de paz, todos los demás en anfiteatro, y otra que los ladrones no pelean limpio, son montoneros y usan armas. Pues el pueblo es igual y también puede pelear sucio: los que podemos nos defendemos, y a los que no puedan los defendemos entre todos.

Hay que chingarle y uno le está chingando, y nos están chingando; el atropello del robo —cualquier crimen— deberá ser castigado por el pueblo, de manera individual y absoluta, en lo que nuestra fiscalía y nuestra ley se ponen al corriente.